¿Quieres hacerle saber que la quieres? Díselo con un ramo de rosas. Es sencillo enviar flores a domicilio en Madrid Centro. Basta con hacer un encargo y, al poco tiempo, esa persona recibirá en su casa tu declaración de amor. Porque, desde tiempos inmemoriales, se ha utilizado este bello elemento de la naturaleza como una manera de comunicarse y empatizar con los semejantes.

Existe un lenguaje de las flores o lo que los científicos denominan floriografía. El hombre ya las empleaba para representar un sentimiento específico, desde tiempos prehistóricos. Algunos arqueólogos afirman que, ya en el Paleolítico, el hombre utilizaba las flores en algunos rituales fúnebres. ¿Pero de dónde viene la tradición de emplearlas como regalo?

Tal vez nunca hayas reparado en esta cuestión al plantearte enviar flores a domicilio en Madrid Centro. Pero la costumbre de hacerlo viene de hace muchos siglos. Es difícil determinar en qué momento exacto comenzó esta costumbre a desarrollarse, aunque se tiene constancia de que, ya en la Edad Antigua, regalar un ramo era sinónimo de demostrar devoción.

En la época clásica, las flores representaban toda una simbología. Se dice que Afrodita, diosa del amor, estaba fascinada por el color y aroma de las rosas. De ahí que, actualmente, se asocie esta flor a una demostración de amor o cariño. Adornar lugares públicos con flores o utilizarlas en ritos y celebraciones era algo bastante común y lo hemos conservado con el paso de los años.

Aunque los historiadores apuntan a que el origen primitivo del lenguaje de las flores se encuentra en la civilización islámica, en la que se atribuía un significado diferente a cada flor, olor y matiz, con el objeto de comunicar algo concreto.

Ahora que ya sabes que se puede decir mucho con un gesto tan sencillo, no lo dudes y llama a Flores Madrid. Pondremos nuestro esmero para que consigas tu objetivo.