Desde nuestra floristería, especializada en ramos para novias en Madrid centro, nos interesamos por los mitos y las costumbres que rodean a ese día tan único. Si podemos ayudar a que los vivas al máximo con nuestros arreglos florales y con la confección del ramo, nos damos por satisfechos.

Esta tradición de dar el ramo, o tirarlo hacia atrás, proviene nada menos que de la Edad Media, cuando la ceremonia y la institución del matrimonio eran tan distintos.

En aquella época aún no era necesaria la voluntad de la esposa, que podía ser menor de edad y en la celebración lo que se hacía era entregarla, pasando de pertenecer a la casa de su padre a depender legalmente de su marido. La dote era preceptiva y quedaba registrada en el documento de arras, simbolizadas aún hoy por las monedas que se entregan en algunas bodas.

Sin embargo, las flores que llevaba la novia ya simbolizaban algo muy similar a los ramos para novias en Madrid centro que vemos hoy. Eran fertilidad y felicidad que la novia pasaba a otra mujer cercana. Antes de eso, era tradición que ese símbolo físico fuera un trozo del vestido de novia, y llegaban a perseguirla para conseguir ese talismán, como ocurre ahora con la famosa liga.

La idea de que la chica que coja el ramo será la siguiente en casarse tampoco es moderna, ni ajena a nuestra cultura. Otras ramificaciones de la leyenda le atribuyen al ramo de novia buena suerte y fortuna en general.

Sea cual sea tu estilo, en Flores Madrid encontraremos el ramo que te haga sentir tú misma, combinándolo con el vestido. También decoramos tu coche de bodas y la iglesia.